Control de esfínteres (más conocido como OPERACIÓN PAÑAL)

Escuela Infantil Villa Africa Aguadulce

Antes de comenzar debemos tener muy claro cuáles son los objetivos a conseguir y por supuesto contar con el apoyo de las personas que de forma habitual rodean al niño (madre, padre -demás familia-, educadoras…) y contar con tres elementos muy importantes y fundamentales: mucha paciencia, tiempo y comprensión.
Es sobre los 2 años cuando los niños pueden estar maduros como para poder controlar esfínteres, aunque ya sabéis que cada niño es un mundo y debemos observar si está preparado o no y sobre todo respetar sus tiempos. Hay niños que demuestran esta madurez incluso antes, pero esto es un proceso que puede ser más o menos largo siempre dependiendo de algunos factores, de los que os hablaré más adelante.
Para esto tendremos que estar atentos a ciertas señales, a veces nos cuesta verlas pero se identifican fácilmente, por ejemplo:
-Avisa antes o después de hacer pis o caca.
-Se tira del pañal, le molesta y pide que se lo quiten. A veces van solos hacia el cambiador o te llevan hacia él (esto a mi me ha pasado bastante).
-Permanece bastante tiempo con el pañal seco, tras las siestas también.
-Es regular en sus deposiciones: con esto podemos seguir una pauta para saber cuándo sentarlo.
-Se interesa por el inodoro: En este caso se suele notar si van a las escuelas, porque por lo general ven a los demás niños sentados en ellos.
-Entiende y realiza órdenes sencillas. Sabe comunicarse.
Los factores que, personalmente, consideramos muy importantes a la hora de comenzar con el control de esfínteres son los siguientes:
1. Debe poder bajarse y subirse la ropa: La mayoría de niños de niños de unos 2 años todavía necesitan cierta ayuda (o mucha) para vestirse solos. Os parecerá una tontería, pero es muy importante que antes de quitarle el pañal sepan subirse y bajarse la ropa ya que si no saben, cuando tengan que ir al wc a hacer sus deposiciones perderá demasiado tiempo luchando con la ropa y probablemente habrá “escapes”.
Lógicamente si no saben todavía, nosotros les ayudaremos, pero es algo que podéis ir entrenando a la hora de vestirse y desvestirse.
2. Debe de entender para qué sirve un orinal o un inodoro y que también lo usan los demás: Si va a una escuela es más que seguro que estarán hartos de ver inodoros  y niños sentados, pero nunca está demás explicarle que ahora también va a tener uno para él en casa.
3. No reñir: La mayoría de las veces no es a propósito asique si los reprendéis probablemente les cueste mucho más, lo verán como un fracaso o se frustrarán. Siempre hay que hacerlo todo desde la comprensión y el cariño, por mucho que nos moleste fregar charcos y lavar ropas todo el día, es un proceso que pasa toda la familia. Si no quiere sentarse en el orinal tampoco debemos forzarle.
4. La más importante: NO HAY MARCHA ATRÁS. Para atrás ni para coger impulso. Es muy confuso para los niños ‘ahora sí, ahora no’. Ya sabemos que les va a costar, sabemos que habrá “accidentes”, y que incluso cuando ya penséis que está todo controlado habrá escapes en los lugares más inoportunos, pero son niños y no adultos.
Los pañales en la siesta o durante la noche son normales, pero evitad ponérselos en otros momentos: ni coche, ni compra, ni carrito…
Es preferible llenar el asiento de toallas por si las moscas que ponerle un pañal en pleno proceso solo porque os resulte más cómodo, les confunde mucho, muchísimo. Si creéis que vais a caer o no tenéis suficiente tiempo y vais a ponerle un pañal en algún momento, es preferible esperar.
5. Con amor y  paciencia… ¡Todo se consigue!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *